11 Nov 2015

6 consejos para estudiar mejor

¿Preparando los próximos exámenes? Queremos echarte una mano con estos trucos que pueden facilitar tu estrategia a la hora de alcanzar todo lo que te has propuesto para este curso. La clave no es que estudies más, sino mejor. ¡Apunta!

Atracones de última hora, noches sin dormir, bebidas energéticas… Cuando estamos agobiados por los exámenes todo nos parece poco para conseguir aprobar. Sin embargo, está demostrado científicamente que esas no son, ni de lejos, las mejores soluciones para conseguir buenos resultados. Esto es lo que dicen los expertos:

  1. Descanso: más sueño, mejores notas

Dormir poco la noche (o la madrugada) antes de un examen es una mala práctica que debes cambiar si lo que quieres es mejorar tus calificaciones.

Según este estudio  realizado en 2012 por la Universidad de Brigham Young (Utah, EE. UU), el sueño tiene consecuencias directas sobre el rendimiento estudiantil. Dormir al menos 7 horas es lo que estos expertos aseguran que necesitamos para subir nuestra media: así consolidamos la memoria y el aprendizaje y evitamos daños en las redes neuronales de la corteza prefrontal.

  1. Memoria: no esperes al examen para evaluarte

Casi todos los especialistas coinciden en que estudiar de memoria no es una muy buena opción. Para que el volumen de aprendizaje aumente hasta un 50%, lo ideal es que te autoevalúes a menudo y vayas así afianzando los conocimientos y estimulando la memoria a largo plazo.

  1. Bebidas energéticas: cuanto más lejos, mejor

Evítalas todo lo que puedas. Dado el preocupante aumento del consumo de este tipo de bebidas, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria preparó en 2013 un estudio en el que advertía de sus  efectos adversos. No solo no contribuyen a la memoria o a la capacidad de estudio, como afirman algunos fabricantes, sino que aumentan el ritmo cariaco, la presión arterial y pueden llegar incluso a producir convulsiones.

  1. Metas: alcanzarlas depende de ti

Ponte metas de estudio tanto a corto, como a largo plazo. Eso sí, asegúrate de que sean realistas y de cumplirlas. Puedes empezar poco a poco adaptando tu horario de estudio a esos objetivos y planificando pequeñas recompensas si consigues alcanzarlos.

  1. Tiempo: menos es más

Estudiar un mayor número de horas seguidas no se traduce necesariamente en buenos resultados. Según el profesor de psicología Marty Lobdell, del Pierce College, nuestra capacidad para retener información se intensifica durante los primeros 20 minutos de la sesión, pero a partir de los 30 el rendimiento empiezan a descender.

Por tanto, lo mejor es que realices periódicamente descansos de unos 10 minutos. Aunque parece que así perderás más tiempo y no lograrás estudiar todo, en cuanto empieces a usar la técnica comprobarás la mejoría.

  1. Ambiente: espacio solo para el estudio

Un aspecto importante de tu estudio tiene relación con el lugar. Lo mejor es que destines un espacio exclusivo a esta función, lo que incentivará el proceso de concentración.  Lo que recomiendan los expertos es que ese espacio no esté asociado a ningún otro tipo de actividad cotidiana para que la concentración sea máxima.

 

Y, por supuesto, ¡sé positivo! De tu actitud depende mucho la efectividad en el proceso de aprendizaje. Tú mismo decides hasta dónde quieres llegar.  Y si necesitas alguna ayuda adicional, en Academia Colón podemos echarte una mano con nuestras clases de apoyo y recuperaciones. ¿A qué esperas para aprobar?

Leave a Reply